A escasos días para que salga la nueva entrega de la saga Arkham, Batman: Arkham Knight, un servidor se ha puesto al día con el único pendiente que le faltaba por jugar, Batman: Arkham Origins. Este juego es el tercero de la saga, pero que es una precuela que se sitúa un par de años antes del primer juego. Hay que destacar que éste no ha sido desarrollado por los creadores de la saga, Rocksteady Studios, sino por Warner Bros. Games. ¿Qué tal le ha sentado el cambio de dirección?

Como decía, Batman: Arkham Origins es una precuela, cronológicamente situada dos años antes de Batman: Arkham Asylum. Aquí, Batman es una mera leyenda urbana en la ciudad de Gotham, y muy pocos le han visto. La policía le considera un vigilante peligroso, y los criminales una molestia grave para sus turbios asuntos. Todo comienza la noche de Navidad, cuando Máscara Negra pone precio a la cabeza del Caballero Oscuro y contrata a ocho asesinos para que se hagan cargo de matarlo. Con la ayuda de su fiel mayordomo Alfred, Bruce Wayne se pierde la cena de Nochebuena y sale a patrullar por Gotham en medio del caos por una fuga en la prisión Blackgate, que pronto será el menor de sus problemas cuando se dé cuenta de que está en el punto de mira de estos ocho súper villanos. Y la cosa se complicará cuando descubra que hay un mal peor en la ciudad que enfrentarse a estos ocho peligrosos individuos que buscan su muerte.

batman arkham origins 2

Una de las razones por las que he tardado más en jugarlo fue por pereza, ya que al comenzarlo vi que era exactamente idéntico a los dos juegos anteriores, y me temía encontrarme con lo mismo. Pero al ir avanzando lo que de verdad te atrapa es la historia. Esta vez el guión es algo más maduro y atractivo comparado con los juegos anteriores, ya que nos presenta un Batman muy confiado y temerario que cree que puede hacerlo todo él solo, y la historia va avanzando de tal manera que aparecen personajes inesperados con su consiguiente explicación e introducción en el universo de Batman. En ese sentido, el juego engancha más que los otros a pesar de que éstos fueron hechos por el estudio original. Sin embargo, y a pesar de querer presentar muchos personajes, gadgets o conceptos que se vieron en los otros juegos (que cronológicamente son posteriores), en algunos casos deja sin respuesta algunas preguntas muy obvias sobre ellos. Dejando de lado el tema protagonista/enemigos y personalidades, o datos de Gotham y su historia, uno muy claro para mí que no dejó respuesta ni al final del juego y que me hizo dudar desde el primer vídeo e imágenes del juego antes de su lanzamiento: ¿Por qué aquí, dos años antes, usa una armadura para protegerse y actuar, con mucha mayor defensa y la misma movilidad de siempre, y en los juegos posteriores va con su traje “de tela” clásico cuando la amenaza a la que se enfrenta es igual o mayor? A lo mejor es que Batman se hizo “hipster”…

batman arkham origins 3

Recién empiezas el juego, notas que es lo mismo que has jugado antes en Batman: Arkham Asylum y Batman Arkham City (y supongo jugarás en Batman: Arkham Knight), siendo un calco a escala 1:1 de los controles, jugabilidad, desarrollo de habilidades, avance por los niveles de manera libre en mapa abierto, etc. Repiten otra vez la mayoría de combos, golpes, la visión de detective (que permite localizar objetos, enemigos y puntos importantes en los escenarios) y muchos de los gadgets usados antes, con mención especial a nuevas incorporaciones muy útiles como son los Guantes Eléctricos, que se convertirán en un objeto indispensable cerca del cuarto final del juego para avanzar en la aventura y para mejorar en los combates (lo que me hace pensar que ojalá apareciesen en juegos posteriores, a pesar del origen de los mismos y su historia). Aunque es lo mismo de siempre, para esta ocasión han ampliado muchísimo el número de actividades secundarias y extras, entre ellas actividades relacionadas con cada uno de los ocho asesinos individualmente, otras misiones más para otros villanos extra, los ya conocidos Trofeos de Enigma vuelven a aparecer (en forma de paquetes de datos), los también sabidos modos de desafíos de combate y de depredador, y además se han añadido eventos aleatorios de delincuencia de bandas en la ciudad que aparecerán sin previo aviso en los que tendremos que detener a bandas de maleantes. Para terminar, una de las partes que más me han gustado es que en Batman: Arkham Origins manejamos a un Batman que es mucho más detective y vigilante que héroe. Aquí Batman está empezando a aparecer por Gotham, y no es tan conocido, por lo que se preocupa más por ayudar a inocentes y atrapar villanos (como he dicho antes, por medio de secundarias o eventos aleatorios), y sobre todo sale a relucir su faceta más famosa, la que le valió el apodo de “El Mejor Detective del Mundo”. En ocasiones, por radio nos informarán de sucesos que hay que investigar relacionados con crímenes homicidas, y debemos investigar la escena del crimen y recrear los hechos, que podremos revivir de manera virtual. En general son muy sencillos de resolver todos ellos, pero le añaden un toque de variedad al juego y hacen destacar a Batman en su campo original, que no es otro que detective. Por lo tanto, a pesar de que su historia principal no es corta, con todos los extras, secundarias y modos adicionales (sin contar DLCs) dan juego para bastante rato, y aún no he hablado del multijugador.

batman arkham origins 4

Como novedad, han metido un modo multijugador que se basa en peleas por equipos al más puro estilo “depredador”: dos vigilantes (los jugadores pueden ser Batman o Robin) contra un grupo de matones armados de la banda de Bane o Joker (el resto de jugadores). El objetivo es ganar puntos dándoles caza, tanto los héroes a los malos como al revés, a través de los archiconocidos modos “capturar bandera”, “deathmatch”, etc. Los héroes juegan como en el modo individual haciendo uso de gadgets y escondiéndose en lugares, y los villanos manejan a sus personajes como en un shooter en tercera persona. Como es costumbre, subes niveles adquiriendo experiencia y vas desbloqueando mejoras y demás. He podido probarlo por encima un poco, pero no me ha terminado de convencer. No soy muy partidario de los juegos que no necesitan multijugador y meten con calzador de manera forzada (Dead Space 2, saga Assassin’s Creed…), ya que lo que llama del juego es su historia y modo individual.

batman arkham origins 5jpg

El apartado gráfico es muy similar a los anteriores, cogiendo el motor, diseños y animaciones de Rocksteady Studios (les cedieron parte del trabajo) y recreando una Gotham algo más grande con dos zonas diferentes separadas por un enorme puente, con una ambientación helada cubierta de nieve y adornos navideños por las calles. La suciedad y tonos grises en la ciudad nocturna siguen siendo los protagonistas, y los efectos de nieve al movernos o al tirar a enemigos por ella haciendo surcos en el suelo son dignos de ver. Sin embargo, no sé si será cosa del estudio que ha hecho este juego, pero se pueden apreciar bastantes fallos gráficos a lo largo del juego, entre ellos glitches graves que se dedican a meter a Batman entre paredes invisibles, caer por debajo del suelo a la nada y lo peor, las muchas ralentizaciones de las que sufre el juego entre zona y zona, algunas de unos segundos y otras que pueden durar hasta dos minutos o más, lo que en medio de una pelea numerosa puede suponer dejarnos vendidos ante una banda de matones con ganas de pelea. Además, también hay fallos en el doblaje, que a pesar de ser un doblaje excelente en castellano (continuista con los actores españoles que participaron en los dos juegos anteriores) sufre muchos fallos como errores de sincronización labial o partes en las que no hablan cuando sí aparece el subtítulo. Desconozco si en otras plataformas estos errores son iguales, superiores o menores (lo he jugado en PlayStation 3). A destacar, y mucho, el trabajo musical que esta vez goza de más protagonismo que en los otros juegos anteriores, mezclando temas típicos navideños con melodías más oscuras y siniestras que se presentan ya desde la pantalla de “Press Start” con una mezcla épica del tema navideño “Carol of the Bells” que también sirve como tema principal de uno de los villanos del juego. El compositor ha hecho un grandísimo trabajo con Batman: Arkham Origins, que recuerda a la música de fondo de las dos películas clásicas de Tim Burton, Batman y Batman Vuelve.

Batman: Arkham Origins es un excelente juego de acción/aventura y un excelente juego de Batman, y a pesar de estar desarrollado por otros se merece muy justamente formar parte de la cronología “Arkham” en los videojuegos. Aunque lastre algunos errores gráficos bastante importantes en ocasiones puntuales, el resto del juego hace un trabajo magnífico, y sobre todo como cronista contándonos los orígenes de Batman y sus villanos (a su manera, en los cómics suele ser algo diferente). En definitiva, no deja de ser un imprescindible si cuentas con los otros juegos y tienes pensado jugar el próximo, a pesar de ser muy continuista con lo ya jugado. Podéis encontrar Batman: Arkham Origins en WiiU, PC, PlayStation 3 y Xbox 360, o su versión ampliada con todos los DLCs, Batman: Akham Origins: The Complete Edition en PlayStation 3 y en Xbox 360.

Review
Batman: Arkham Origins
Compartir
Artículo anteriorAnálisis: The Unfinished Swan
Artículo siguienteKaelthas: Nuevo héroe de Heroes ot the Storm.
"-He jugado a todo lo que pude desde niño y, ahora, a lo que en su día no pude." Fanático de los videojuegos retro, arcade y actuales. Coleccionista empedernido de videojuegos, consolas, merchandising, figuras y ediciones de coleccionista. Podría tener un doctorado en cultura "friki", si existiera tal titulación. Amante del cine, del anime, del manga y los cómics. Maestro especializado en Lenguas Extranjeras (Inglés). PlayStation Network: squallleonhart8 Nintendo 3DS: 4270-3488-5330 Steam: squallleonhart888 Origin: squallleonhart89 League of Legends: Itica

No hay comentarios

Dejar respuesta