NOTA: Este artículo contiene SPOILERS y destripes de The Walking Dead: Season 1. Si no habéis terminado el primer juego dejad automáticamente de leer desde aquí.

[sociallocker]https://www.dropbox.com/s/z169iowh12uzxok/govideojuegos.com-An%C3%A1lisis%20The%20Walking%20Dead%20Season%202.pdf?dl=0[/sociallocker]

“Para Clementine:

Desde que hemos llegado a Savannah no he tenido mucho tiempo de hablar contigo. Entiendo que estés disgustada por todo el asunto de buscar a tus padres, y más aún ahora que no te he podido asegurar si daremos con ellos mañana. Sé que estás molesta, aunque no me lo digas. Te estoy viendo dormir, aquí sentado a tu lado en el estudio de la casa, mientras te escribo estas palabras, y lo puedo notar en tu cara. Siempre has sabido decirme más de lo que hablabas con sólo mirarme, y ahora puedo darme cuenta también. 

Y es precisamente por lo que me he animado a escribir ésto, por verte tan tranquila durmiendo a mi lado. Lo que quiero con esta carta enseñarte un poco más algo que pueda ayudarte en un futuro, sólo por si me pasase algo. No quiero que te preocupes si lees esto antes de que me sucediese cualquier cosa, no me voy a alejar de ti ni estoy enfermo o mal, es sólo para asegurarme.

Clementine, sé que no soy tu padre. Te he conocido desde que empezó todo esto, fuiste el primer ser humano vivo que me encontré en este largo camino desde que salí de Atlanta. Recuerdo aún esa carita de susto, que pronto convertiste en una sonrisa de esperanza por aquella promesa que te hice de encontrar a tus padres aquí, donde estamos hoy (y pase lo que pase mañana, veamos lo que veamos, espero que el esfuerzo no haya sido en vano). Hemos vivido mucho juntos, y eres la persona que más aprecio en este mundo en el que nos ha tocado vivir ahora, muy diferente de lo que era. No sé si decir que es una suerte seguir vivo hoy, tal como están las cosas, pero es bueno que sigas aquí otro día más, lo sé con sólo mirarte. Te he enseñado a usar un arma, a recogerte el pelo para que ninguno de esos caminantes pueda agarrarte, a que a veces hay que hacer daño a gente que no conoces para ayudar a la gente que te importa y te rodea, y sobre todo te he protegido y cuidado lo mejor que he podido, dadas las circunstancias.

Es inevitable que crezcas, Clem. No vas a ser siempre una niña, y estoy seguro de que vas a ser toda una mujercita en poco tiempo. Sé que dentro de ti tienes carácter, aunque seas muy dulce por fuera, y que eres una persona muy dura: precisamente no hemos llegado hasta aquí pasándolo muy bien, pero lo hemos conseguido, juntos. Pero sé que si yo no estoy alguna vez, y espero y deseo que no pase nunca, te las podrás apañar sola. Si yo no estuviera, te recuerda que es bueno contar con la gente, pero sólo con los que de verdad confíes. Por ejemplo, sé que Christa y Omid son buenas personas, y tú también. Aunque los conozcamos de hace poco sé que podrían cuidar bien de ti, puedo sentirlo. Pero si por alguna razón acabas sola, y espero de todo corazón que no, recuerda todo lo que te he enseñado, y estos consejos que te vendrán muy bien:

Sé que eres buena juzgando a la gente, sabes a la primera quién es bueno y quién malo, eso te puede ayudar. Y sabes ganarte la confianza y el afecto de los que te rodean desde que te ven por primera vez, como me pasó a mí contigo. Pero no confíes en todo el mundo y sigue siempre tu buen sentido común. Ten mucho cuidado con tus decisiones, dentro de poco serás mayor, y los adultos te empezarán a tomar en serio y a tenerte presente en sus conversaciones, siendo un miembro activo del grupo. Di siempre lo que pienses y sientas, no te dejes llevar por las opiniones de los demás y mira siempre por el bien del grupo: mantén a toda la gente unida, es lo que más necesitamos en estos locos tiempos. Nunca pierdas la esperanza ni tu humanidad, aunque a veces te pueda tocar vivir cosas tan horribles como las que ya hemos pasado, o mucho peores. No quiero ni pensar en eso. Habla con la gente, dales conversación, gánatelos y evita tener confrontaciones. Y recuerda, Clem: todas las decisiones que tomes, sean buenas o malas, tendrán sus consecuencias, y seguramente sean muy diferentes de lo que puedas pensar, incluso hasta el final de tu viaje. Nunca se sabe cómo puede acabar uno, o el resto. Intenta no sufrir mucho por el camino, o hacer sufrir a los demás. Dios, espero que no te pase nunca nada así, de verdad. Pero si te pasa, aguanta y sé fuerte.

¿Recuerdas cuando te enseñé a manejar un arma? Son herramientas, no juguetes, pero no puedes confiar tu vida sólo a una pistola. Aún eres pequeña para manejar un rifle, y algunos objetos contundentes pesarán demasiado para ti hasta que te hagas una mujer grande y fuerte. Así que asegúrate siempre de llevar algún objeto punzante o cortante encima: una navaja, o un hacha de mano pueden ayudarte mucho. Y apunta siempre a la cabeza. Si tienes que caminar fuera de un sitio seguro, hazlo acompañada, y si es inevitable que vayas sola, fíjate siempre en todo lo que te rodea: lo que antes era un trasto inútil ahora puede salvarte la vida. Lleva siempre encima agua limpia, o procura hervir el agua sucia para beberla luego. Y ocúpate siempre de buscar comida. Sé que no sabes cazar, pero siempre podría enseñarte alguien, porque la verdad es que yo no tengo mucha idea, Clem. Creo que para eso puedes contar con Kenny, pero sólo Dios sabe qué le pasa por la cabeza en estos momentos tan duros… Busca comida en lata, hasta en los contenedores puedes encontrar algo, que sepas que la gente con prisa a veces y tira auténticos tesoros. Ah, recuerda que los caminantes son lentos y tontos, tú eres más rápida y lista. Evítalos a toda costa, procura ser silenciosa y, sobre todo, acuérdate de que el frío les hace más lentos: si tienes que marcharte, tú o el grupo, ve al norte. No quiero decir que no vayamos a encontrar a tus padres y tengamos que irnos, Clem. Sólo son consejos por si nos separamos.

Intento no repetirme, pero sé prudente con todo lo que hagas, digas o toques, siempre. Me estoy quedando sin palabras que escribir. Se me daba mejor antes de todo esto, cuando era profesor de Historia podía escribir o soltar auténticas parrafadas sin parar de esas cosas. Supongo que aquello era un tema más trivial que ésto. Se me daba mejor expresar esas charlas y memorias históricas que éstas, y sin embargo, esto es lo verdaderamente importante. Qué cosas.

No sé qué hora es, mi reloj dejó de funcionar después de que dejamos el Motel, pero empiezo a ver el sol salir por la ventana. Dejaré esta nota en tu mochila, bien guardada y algo escondida para que no la encuentres pronto y te puedas asustar, y me voy a sentar a dormir un rato contigo en el descansillo del estudio. Espero que a pesar de todo lo que hemos hablado hoy y de lo preocupada que estás, hayas tenido dulces sueños. Y de verdad deseo que no tengas que llegar al extremo de recurrir a ninguno de los consejos que te he dado en la carta. Me gustaría que a partir de ahora pudieras vivir una vida feliz y sin ninguno de los sobresaltos ni peligros que hemos sufrido ya, pero algo dentro de mí me dice que no será así… Pero no tienes por qué preocuparte entonces, yo estaré siempre contigo y no tienes nada que temer mientras yo cuide de ti. Es una promesa.

Siempre estaré contigo, Clem. Pase lo que pase.

Te quiere,

Lee Everett.

the walking dead 1

NOTA: The Walking Dead: Season 2 está disponible en PlayStation 3, PlayStation 4, PSVita, Xbox 360, Xbox One, PC, Mac, iOS, Android y Ouya. Todos los textos y voces están en inglés y no hay una traducción oficial cercana, al menos en la versión de PC. Desconozco si en el resto de plataformas está en castellano. La versión analizada es de PC, y cuenta con un mod muy fiable para poner subtítulos en castellano a los cinco episodios del juego por ZombieWolf Team. Aquí podéis bajarla.

No hay comentarios

Dejar respuesta