Ya han pasado meses desde el último Melodías Memorables que publiqué, y la verdad es que me apetecía volver a hablar de OSTs de videojuegos. Y parece que lo hago a posta, porque el último fue sobre un juego de Nintendo 64 (The Legend of Zelda: Majora’s Mask) y éste igual. Vámonos con la cañera OST de F-Zero X, ¡a 1000 kilómetros por hora!

Por si te pilla de nuevas, F-Zero X es un juego de carreras futuristas en naves, segundo de la saga de Nintendo F-Zero, que salió en Nintendo 64 en 1998. Si algo destacaba por encima de todo era que el juego ofrecía carreras arcade en pistas de trazados imposibles entre 30 (sí, he dicho 30) naves que iban entre 800 y 1200 kilómetros por hora, todo ello sin ralentizaciones, bajadas de frames ni tiempos de carga. Y aparte, algo que me sorprendió siendo un chaval más que el alarde técnico fue su música. F-Zero X reunía una OST de varios compositores japoneses que crearon (y recrearon del original) melodías que unían géneros como el Heavy Metal y sus duros riffs con la percusión de una sonora e imparable batería, que le daban ese toque “malote” tan propio de las producciones fílmicas de los 80 en aquella época de tipos duros, ciencia ficción postapocalíptica y motores de coches “musculosos”. Y la verdad, no podía quedar mejor en un juego de futurista como éste, ya que a pesar de sonar tan ochenteras como he comentado, son de lo mejor para motivar al jugador y representar esa sensación de velocidad y superioridad por encima del resto de competidores. Lástima que se esté perdiendo este género musical en los juegos de carreras para dejarle protagonismo a la música electrónica. Era, y es, una auténtica pasada recorrer loopings, giros y trazados de pista loquísimos a tanta velocidad contra otros 29 “guerreros de la carretera” sin motivarse con algunas de las piezas musicales de fondo. En definitiva, uno de mis juegos favoritos de Nintendo 64.

Aquí tenéis algunos de los temas que, para mí, destacaban por encima de otros y le dieron más personalidad al juego y a sus pistas, algunas ya cuentan con su propio tema a lo largo de la saga y son ya seña de identidad de las localizaciones. A todo esto, ¿para cuándo otro F-Zero, Nintendo?

-Empezamos con la melodía de la pantalla de Press Start, que comenzaba con un riff de guitarra que abría paso a una composición en la que este instrumento era la protagonista, mientras nos enseñaban vídeos del juego de las vertiginosas carreras que nos iban a esperar al pulsar el botón.

-Mitiquísimo tema al que muchos conocen como “tema principal” de la saga, la música que siempre aparece en el famoso circuito (y también conocido como circuito principal de la saga) Mute City, este Endless Challenge (que no es otra cosa que una versión del Mute City Theme) presenta al tema ya conocido con ese arreglo de guitarra que caracteriza a toda la OST del juego. Es la primera carrera, la diversión acaba de empezar, señoras y señores.

-Dream Chaser es la melodía que suena en el circuito más simple del juego, un largo círculo en el que las naves pueden alcanzar gracias a su trazado y a los numerosos turbos sus velocidades máximas. Una música que como su nombre indica trata de “perseguir los sueños” invitándonos a pisar más y más el acelerador para batir nuestro propio récord en la pista.

-A Decide in the Eyes le pasa lo mismo que al anterior Endless Challenge, ésta es una versión del tema principal del circuito, también mítico y que siempre aparece en la saga, Big Blue, donde las naves corren en un planeta dominado por las aguas. Esta melodía es mi favorita de la saga en todas sus variantes, y es la que personalmente más me motiva al conducir y pilotar. Da como un sentimiento de no rendirse en un bucle musical que parece no tener fin.

-Cuando escucho esta música me viene a la cabeza un jinete encima de su caballo en un desierto inmenso cabalgando a toda velocidad bajo el sol. Obviamente, en un desierto futurista encima de un caballo robótico al son del heavy metal. No, en realidad no estoy tan ido de la olla, aún. En The Long Distance of Murder la música sabe adaptar los saltos y pendientes ascendentes que se presentan en el recorrido.

-Velocidad, no parar y apretar que estamos cerca del final. Eso transmite Crazy Call at Cry. Otra de esas músicas que el juego te graba a fuego en la memoria mientras la guitarra suena de fondo suavemente en un solo de guitarra algo melancólico.

-Quizás ésta sea la canción más “suave” de la lista. En la pista de Sector-B suena esta música que en realidad es una pieza muy corta que se repite continuamente en un bucle sin fin.

-Acabamos este Melodías Memorables con una canción que a mí me recuerda muchísimo a los temas clásicos de películas y series de los 80, quizás por el uso del teclado a modo de órgano entre los rasgueos de guitarra eléctrica. Ésta es la música que se escuchaba al quedar en el Top 3 de cada campeonato, que acompañaba a nuestra victoria por cada grupo de circuitos. Yo no sé vosotros, pero tras el repaso musical creo que me voy a echar una partidita, que me han dado ganas de competir con tanto tema de estos tan potentes. ¡Hasta la próxima!

No hay comentarios

Dejar respuesta