Si hay algo que me guste más que los videojuegos es la música de alguno de ellos. Como soy muy fan de muchas BSOs de juegos o de temas sueltos, quiero compartir con vosotros otra nueva sección que trata sobre mostraros mis temas favoritos de algunas sagas completas o juegos sueltos.

Hoy os traigo uno de los primeros videojuegos que jugué cuando era un niño, y cuya música me marcó para siempre: la vetusta saga Beat ‘em Up de Sega, Streets of Rage (Bare Knuckle en Japón), para MegaDrive. Hablaré principalmente de Streets of Rage y Streets of Rage 2, puesto que Streets of Rage 3 fue el peor de la saga y ni siquiera tengo una música del juego como favorita o digna de recordar (demasiado tema machacón y poco inspirador comparado con los dos primeros juegos). Una OST tan mítica que hasta entrevistaron a su compositor en el documental Diggin’ in the Carts, del cual hablamos hace semanas en la web (visionado muy recomendable). Escojamos a nuestros vigilantes nocturnos y saltemos a las calles para limpiarlas de maleantes y criminales. ¡Que no, que no es Batman!

Streets of Rage

Streets of Rage 2

Street of Rage fue uno de los juegos cuya música más recuerdo. El juego está acompañado por música que ambienta perfectamente el escenario del juego, lleno de calles sucias, matones, discotecas sonando de fondo… Cuando era un crío no comprendía muy bien cómo catalogar a la música del juego, pero fue una de mis primeras (y pocas, pero satisfactorias) experiencias escuchando subliminalmente música Techno, y con algunos ritmos Hip-hop que reflejaban la cultura urbana de la época de principios de los 90. Las melodías estaban maravillosamente compuestas, con sonidos marcados, rítmicos y, sobre todo, muy pegadizos. Aún me resulta increíble pensar en cómo el chip de sonido de MegaDrive se podía usar para componer temas tan buenos. Sega siempre ha sabido hacer melodías geniales, en verdad.

-Al poner el cartucho la melodía de introducción ya se te quedaba guardada en la memoria. Una música que evocaba la tristeza o melancolía del descontrol que sufrían las calles de la ciudad. Quizás sea una de las intros más recordadas de la época por su música.

-La canción del primer nivel ya empezaba con el “musicote” Techno. Este tema, también ya un mítico de la época, te hacía pensar que lo que estabas escuchando era la música que ponían en alguno de las discotecas del nivel mientras la escuchabas de fondo zurrando a los malos. Ritmo pegadizo y bailable a más no poder.

-Otro tema pegadizo era el del nivel de la playa. Un tema que se me quedó tan en impronta que cuando pienso en una playa por la noche siempre recuerdo esta canción.

-En el nivel del puente colgante nos encontrábamos con una canción melancólica que pegaba mucho con la ambientación de fondo: la ciudad en plena noche completamente iluminada.

-La música del nivel del ascensor también te animaba a combatir y seguir subiendo pisos. Entre algunos temas anteriores más apagados que no he querido nombrar (recuerdo que hablo de los que me gustan) éste sobresale tras varios escenarios de ritmos más lentos. Tanto el nivel como la música rompen la horizontalidad del juego.

Streets of Rage 2

Streets of Rage 3Streets of Rage 3

Si a Sega se le daba hacer algo bien eran segundas partes. Streets of Rage 2 mejoraba en todo al primero, y sigue siendo a día de hoy una de las mejores secuelas. Y por supuesto, si algo tenía el juego eran más y mejores temas que el primero. Seguíamos escuchando temas Techno y de Hip-hop urbano, con más calidad que los anteriores. De hecho, si estas melodías se rehicieran hoy en día con la calidad adecuada pasarían perfectamente por canciones de bailoteo o discoteca reales. Eso dice mucho de lo que conseguía transmitir el compositor.

-En la introducción contamos con el tema original del primero, pero mejorado con respecto al anterior. La melodía mítica y tema principal de la saga. Las calles vuelven a estar grises, tristes y plagadas de escoria: la ciudad necesita la ayuda de los vigilantes, otra vez.

-Al igual que el anterior, el primer nivel trae música Techno, también recordada por los jugadores y que vuelve a querer involucrar al jugador en la calle, peleando mientras escucha el ruido de los locales de fondo. ¿Para qué pelear pudiendo bailar?

-En el nivel del parque de atracciones, la música es más alegre que de costumbre, empezando con una melodía que hace pensar al jugador en fantasía o sueños. Al fin y al cabo, el tema se titula “Dreamer”.

-¿Qué tal una canción motivante a mitad del juego para que no te canses y continúes avanzando? Al menos eso pensaba yo cuando pasaba por el nivel del campo de baseball.

-Movimiento suave, vaivén, tambaleo de un lado a otro y ritmo marcado como una mecedora. La música del nivel del barco reflejaba bien los movimientos del aparato y la suavidad con la que nos mecíamos avanzando.

-Para el nivel de la playa al amanecer lo mejor es un ritmo más caribeño o surfero. Ya va quedando poco para el final.

-Llegamos a mi tema favorito del juego, el que suena dentro de la fábrica. Me encanta este tema, me hace pensar en que has llegado lejos y aunque parezca que todo es muy duro y te pueden tumbar de un golpe, tienes que seguir levantándote y avanzando. También me evoca sentimientos de repetición, como si la misma fábrica estuviera tocando y repitiendo los mismos compases una y otra vez, igual que cuando escuchas a una máquina hacer el mismo ruido constantemente.

-Termino con el tema de Mister X, el enemigo final del juego, que mezcla varios géneros y aumenta la tensión a medida que avanza la música y, por lo tanto, el combate. Más agradable de oír que la pelea final del anterior juego con Mister X, más tensa, más rítmica y por lo tanto, más animada.

No hay comentarios

Dejar respuesta