La industria del videojuego siempre ha sido algo machista desde el inicio de su corta historia: eran comunes los casos en los que estaba bien visto regalar a un niño una consola o un videojuego pero mal o poco aceptado si era para una niña, que los salones recreativos estuvieran casi "conquistados" por chicos y chavales, que la publicidad de los juegos estuviera adaptada solo para el público masculino (así como sus historias, protagonistas, etc.), o que al mirar los títulos de crédito sólo encontrásemos nombres de varones. Pero desde sus inicios hasta hoy, en pleno año 2015, la cosa ha cambiado poco a poco.

Estando de​ moda estos dos últimos años los escándalos de género relacionados con el "Gamergate", no es de extrañar el desprestigio que ha sufrido la imagen de la mujer en el mundo del videojuego, que ha evolucionado de la ignorancia del género femenino en este ocio, pasando por la aceptación leve mostrando productos para ellas, la generalización de contenidos unisex, y demás, para acabar viendo cómo las mujeres han pasado a ser parte de los desarrollos de muchos juegos importantes.

​En este caso, una tal Marina Amores nos presenta vía YouTube un documental titulado "Mujeres+Videojuegos", en el que entrevistan a una serie de mujeres que trabajan en distintos campos de la industria y enseñan al público sus puntos de vista sobre este arte y nos explican en qué consisten sus trabajos, motivaciones e incluso gustos "videojueguiles". La verdad es que está interesante y os recomiendo que echéis un vistazo durante media horita libre que tengáis.

No hay comentarios

Dejar respuesta