Se oían rumores. Algo grande iba a pasar. Entonces escuchabas ese sonido lejano, que cada vez estaba más cerca. Rítmico, al compás… Tum, tum, tum… No, no son los pasos de un lagarto gigante acercándose, es el sonido del corazón de los fans de Godzilla cuando se enteraron que iban a sacar otra versión americana del Rey de los Monstruos. Tras ver la desastrosa (aunque no por ello no entretenida) versión que hizo Roland Emmerich con una iguana gigante que aterrorizó Nueva York en 1998, no se podía repetir lo mismo otra vez con un icono del cine como es Godzilla. Y por suerte, no se repitió. Toho, la productora japonesa original de las pelis de Godzilla, se metió de por medio para que ésto no sucediera, contando ellos con el respeto por las historias originales y el diseño de Godzilla (ahora más gordito) y uniendo las fuerzas con la productora americana Legendary Pictures y su saber hacer en cuestiones tecnológicas y de efectos especiales. Así que vamos a ver qué tal les ha quedado la criatura.

Godzilla 2
No, a esta enfermera ni le están echando la bronca por expandir el Ébola ni está en el Hospital Carlos III. Está alucinando por otras cosas más grandes que tiene delante zurrándose.

La historia es lo de siempre: bicharraco es despertado de su letargo, bicharraco conoce a bicharraca, estos bicharracos a su vez despiertan a Godzilla, que debe ser que es de los que tiene malos despertares de la siesta de esos de mala leche y va a atizarlos de lo lindo, destrozan varias ciudades mientras tanto y hay no sé qué de un drama familiar y de personas de por medio. Cachondeo aparte, eso es lo que nos hubiera gustado ver, pero nos encontramos poco de lo primero y mucho de lo último. Godzilla nos cuenta la historia de Ford Brody, un joven marine experto en desactivación de explosivos y padre de familia, que tiene que lidiar con las idas de olla de su padre, Joe Brody, que cree que el gobierno tiene tapado el origen de un accidente que acabó con la vida de su esposa en una planta nuclear en Japón hace quince años. Ambos descubren que el tema de la conspiración era verdad y se encuentran conque el gobierno está experimentando con el huevo de una criatura gigante, hasta que éste eclosiona y descubren que es un monstruoso parásito gigante que sólo piensa en comer residuos nucleares y llevarse por delante todo edificio que vea. Pero estos agentes del gobierno saben de la existencia de otra criatura que, aunque en principio podría parecer una amenaza, sería capaz de destruir al parásito. Todo va “bien”, hasta que descubren que no sólo hay uno, sino dos parásitos gigantes.

Godzilla 3
¡CUCU!

La historia no es muy brillante, puesto que a lo que uno va a ver en una película de monstruos gigantes no es un guión elaborado (que no estaría mal), sino a ambos gigantes dándose de leches. Y aquí entran los puntos negativos de la película. En sí, el ritmo es muy lento, por lo que nos encontramos un drama familiar y de motivaciones humanas primero, y luego ya, una película de monstruos. El primer momento en el que vas a ver a Godzilla, en esta película de dos horas de duración, es cerca del par de minutos finales de la primera hora. Y esa es otra, al director le gusta poco mostrar lo que nos interesa, que es a las criaturas y las palizas, y vas a ver más las espalda de Godzilla en toda la película que a él de cuerpo entero. Menos mal que en la última media hora de película ésto cambia, y da paso a una magistral obra del género Kaiju (películas de monstruos gigantes, vamos) con peleas que ya sí se dejan ver, planos alucinantes de las luchas y una BSO magistral. Y también nos encontramos con la mejor escena de la película, la del salto en paracaídas, con la escalofriante música de 2001: Una Odisea en el Espacio, mientras los soldados caen por un cielo tormentoso entre las criaturas peleando, dejando señales con sus bengalas rojas. Y yo, que en su día lo viví en el cine (donde más se puede disfrutar de esta película), sólo me queda decir que fue IMPRESIONANTE.

Godzilla 5
Aprovecha para verle ahora, que hasta la mitad de la película ni lo vas a oler.

Aunque la película se haga lenta y se centre más en los humanos no pasa nada, porque contamos con actores más que decentes para que lleven la acción y trama de la película con mucha soltura. Tenemos para empezar a Bryan Cranston (señor DIOS de la actuación por su papelón de Walter White en Breaking Bad, pero no, no es el protagonista de la cinta), a Aaron Taylor-Johnson (que si te lo digo así no te enteras, pero si te digo que es Kick-Ass, a lo mejor ya te suena. Es el protagonista de la cinta) y al japonés Ken Watanabe haciendo de científico del gobierno Ishiro Serizawa (es el japonés de OrigenBatman Begins, Memorias de una Geisha, El Último Samurai…). El problema con este actor es que en sí siempre ha sido bueno actuando, y está en la película, pero no se le ve que esté “dentro” de la película. Se dedica a mirar fijamente y a poner caras la mayoría del tiempo, la verdad.

Godzilla 4
“-Kick-Ass, we have to cook.”

En conclusión, Godzilla no es una mala película. Para empezar, de toda la filmografía de la saga Godzilla, contando la nefasta americana anterior y el resto de japonesas, es la que mejor está hecha y más se deja ver, porque las japonesas son muy míticas y las originales, pero son un ridículo constante de un tío enfundado en un traje de lagarto por una ciudad de cartón. Así que como película de la saga, para mí, es la mejor, desbancando a la japonesa Godzilla: Final Wars del 2004 que no deja de ser un caramelo para la vista y un regocijo para los fans del monstruo, un continuo “fan service”. Para los que sólo quieran pelea de bichos, os pido paciencia, porque aunque veáis alguna escaramuza durante la película, la auténtica crema viene en la media hora final. Para el resto, no deja de ser una película entretenida y que se disfruta por su espectacularidad. Recomiendo verla en alta calidad y el monitor, cuanto más grande, mejor. ¿De qué os vale ver al Rey de los Monstruos en una pantalla enana? Los americanos han sabido respetar al personaje y han hecho un muy buen trabajo. Espero que haya segunda parte.

GODZILLA
La mejor escena de la película de Godzilla, sin Godzilla.

Compartir
Artículo anteriorRotación semanal League of Legends
Artículo siguienteRotación semanal en League of Legends

“-He jugado a todo lo que pude desde niño y, ahora, a lo que en su día no pude.” Fanático de los videojuegos retro, arcade y actuales. Coleccionista empedernido de videojuegos, consolas, merchandising, figuras y ediciones de coleccionista. Podría tener un doctorado en cultura “friki”, si existiera tal titulación. Amante del cine, del anime, del manga y los cómics. Maestro especializado en Lenguas Extranjeras (Inglés).

PlayStation Network: squallleonhart8
Nintendo 3DS: 4270-3488-5330
Steam: squallleonhart888
Origin: squallleonhart89
League of Legends: Itica

1 Comentario

  1. Lo cierto es que yo fui a verla por Bryan Cranston, porque a mi Godzilla nunca me ha llamado la atención. Pero salí sorprendentemente satisfecha del cine y con ganas de volver a ver la película.

    Es cierto, quizás sea un punto negativo que la mayor parte de la película se centre en los problemas familiares de Kick-Ass, pero los momento en los que aparece Godzilla son tremendamente épicos, y tampoco resulta una americanada insufrible como pasa en muchísimas películas.

    Solo por la escena de los paracaidistas cayendo con las bengalas rojas merece la pena volver a verla. Se me ponen los pelos de punta al acordarme de cómo se veía en la pantalla del cine.

Dejar respuesta