Guardianes de la Galaxia
Vaya cinco…

Aunque ya lleva casi un mes en la cartelera, no es tarde aún para hablar de la película del verano más importante de este año. Nadie daba nada por esta adaptación al cine de una panda de héroes secundarios de la editorial de cómics Marvel cuando anunciaron el proyecto, hasta que se mostraron los primeros trailers y la película completa para demostrar a todo el mundo que hasta unos segundones pueden ser igual de espectaculares y carismáticos (y por ocasiones en la película, más) que la reunión de superhéroes más famosa del cine que fue Los Vengadores.

Guardianes de la Galaxia
Como buena peli de ciencia ficción, las espectaculares batallas de naves no faltan.

Cinco «balas perdidas» de la galaxia se alían de la manera más inesperada para acabar con un mal mayor: Peter Quill, alias Star-Lord, un humano secuestrado de niño en los 80 por un grupo alienígena de ladrones; Gamora, «La mujer más peligrosa del universo», una asesina entrenada en todo tipo de artes marciales; Drax el Destructor, un salvaje y musculado padre de familia que busca venganza por el asesinato de su mujer e hija; Rocket Racoon, un mapache modificado genéticamente para ser un ser racional, bastante violento y con un gusto por usar armas más grandes que él que asusta…; Groot, un árbol humanoide bastante inocentón y el ser con menos maldad de la galaxia, que sólo sabe decir «-Yo soy Groot», y aún así no tiene ni un pelo de tonto. Esta pandilla de héroes tan dispares buscan una manera de hacer que Thanos, el ser más poderoso del universo, y su secuaz Ronan el Acusador, se apoderen de un objeto que encierra un poder inmenso con el que pueden acabar con la vida en todo el universo conocido.

Guardianes de la Galaxia
Risas y más risas durante toda la película.

Dos horas de película en total que se hacen cortas con tanta acción, efectos especiales y muchísimas risas, con una Banda Sonora maravillosamente entrañable con temazos de los 70 y los 80. Las situaciones inverosímiles, los momentos épicos y la sorprendente actuación de los actores Vin Diesel (haciendo de Groot, que sólo repite una frase una y otra vez y aún así un memorable personaje que muestra más por sus gestos), Dave Bautista (luchador de Wrestling, no esperaba que fuera a hacer un gran papel e interpreta a un personaje totalmente creíble a pesar de su sobrada musculatura y actitud), Chris Pratt (un graciosísimo, ligón e infantil Peter Quill) y el favorito de todos, Bradley Cooper (voz de Rocket Racoon, el mapache cabreado e incomprendido) hacen de esta película una de las más importantes de la factoría Marvel. Sorprende que entre todos hayan logrado darle tanto protagonismo y carisma a unos personajes que sólo eran conocidos por los lectores más fanáticos de Marvel y ahora se han hecho de dominio popular, llegando a convertirla en «la Star Wars de Marvel» cuando sólo llevaba unos días en taquilla. Normal que se haya ganado tal título teniendo en cuenta el rico universo de razas, mitología y cameos de personajes y objetos Marvel que aparecen en la película.

Guardianes de la Galaxia Star Wars
No tomarse en serio nivel: imitar al cartel de Star Wars en uno de sus pósters.

Con esta película nos queda un peldaño menos que escalar para llegar a la fase final de las películas Marvel con la que se supone será la mayor de todas las películas: cuando Thanos se apodere de las Piedras del Infinito (Gemas del Infinito en los cómics) y las junte en el omnipotente Guantelete del Infinito y todos los superhéroes se alíen para luchar la mayor de las amenazas que haya conocido el universo en la que se supone será Los Vengadores 3. ¿Llegaremos a ver a los Guardianes de la Galaxia junto a Los Vengadores en dicha película para ayudarles a luchar? No es tan descabellada la idea cuando ya ha sucedido en los cómics y en las series animadas, y mucho menos después del éxito de esta película y su programada ya segunda parte. Yo espero que sí, en cuyo caso me pasaré el resto de mi vida sin lavarme los ojos tras salir del cine.

Guardianes de la Galaxia
Thanos, sentado en su trono, se está cansando de esperar. Y cuando se canse se va a liar una buena.
Print Friendly, PDF & Email

No hay comentarios

Dejar respuesta