NOTA: Al final del artículo tenéis un enlace de visionado directo a la película completa, en HD y con subtítulos disponibles en castellano.

Imaginaos que sois alguien nacido y/o crecido en los 80, y que a día de hoy unos suecos hacen una película (más bien, un mediometraje) que engloba todos los tópicos que hayan existido de aquella época en cualquier medio audiovisual, junto con un guión súper absurdo, a modo de homenaje y todo ello con un presupuesto de risa comparado con otras producciones modernas pero que tiene una puesta en pantalla que desborda amor y pasión por su proyecto, quienes por cierto terminan publicándolo completamente gratis en internet: eso es Kung Fury. Aunque ya comenté algo de ella en el especial trailers de películas de este pasado abril, vamos a hablar con más detalle de esta obra.

El proyecto Kung Fury nació hace dos años en la plataforma online Kickstarter (web para recaudar dinero de usuarios para hacer un proyecto), donde un joven cineasta sueco llamado David Sanberg proponía dirigir, escribir y protagonizar una estrafalaria película llena de clichés y tópicos ochenteros, cuyo trailer rezumaba “caspa” y locura típicas de la era moderna de internet. Por supuesto el proyecto triunfó, triplicando la suma original que pedían, pero quedándose algo lejos del millón de dólares, por lo que decidieron crear la película con una duración de media hora (por eso aunque lo llamo película, y ha entrado como tal en webs de cine como IMDB, y con un impresionante 8,4 de nota media, no deja de ser un mediometraje). Empecemos con la sinopsis, y luego comentaré la película en general.

kung fury 2
Hasta el póster de la película es un homenaje a las de la época, como los de Star Wars, Regreso al Futuro, Indiana Jones…

Kung Fury nos cuenta la historia de un policía renegado de Miami que vive en 1985 y es maestro de Kung Fu, cuya reputación como agente de policía le hace quedar como un héroe de los pies a la cabeza, excepto que no le importa reventar toda la ciudad explotando, acribillando o pegando a todo lo que puede durante sus casos. Un día, Adolf Hitler (sí, Hitler) viaja al presente (a 1985) para matar a Kung Fury y hacerse con sus poderes, ya que en la Alemania NAZI Hitler era un maestro de Kung Fu llamado “Kung Führer”. Así que Kung Fury decide viajar al pasado para matar a Hitler, gracias a un hacker que puede “hackear el tiempo”, pero algo sale mal y le lleva a un pasado mucho más lejano, donde vikingos, lobos huargos, metralletas y dinosaurios conviven. Y esa es sólo la sinopsis principal, y no estoy de coña con todo lo que he dicho, ya que aún quedan cosas muuuuucho más locas y estrafalarias en Kung Fury.

kung fury 3
KUNG FÜHRER. Y punto.

Si algo ha hecho triunfar a Kung Fury en menos de una semana desde su estreno es su fórmula: la mezcla de estética ochentera, el método de grabación (aunque en HD) imitando un vídeo de la época, su música de teclado y guitarras, su argumento con base de película de acción de la época, todo ello plagado de tópicos, frases pegadizas pero que no tienen gracia, violencia extrema, viajes en el tiempo, ninjas, nazis, dinosaurios, artes marciales, armas, vikingos, dibujos animados de los 80 y demás, simplemente FUNCIONA. Y funciona tanto que hasta está encantando a gente que nunca ha sido partidaria del humor absurdo o de las producciones “caspa” como ésta. Y eso es porque Kung Fury está hecha con muchísimo amor, pasión y cariño por la cinta: para ser un producto independiente totalmente y grabado con unos medios tan precarios tanto económicos como de localización (casi todo en un garaje con un fondo verte) tiene varias cosas que decirle a algunas películas comerciales sobre ejecución de acción y hasta de efectos especiales, aunque parezca una broma lo que digo. Por supuesto, al ser una producción independiente está íntegramente en inglés, pero han puesto en el vídeo opción para subtitular la cinta a varios idiomas, entre ellos el castellano. Muy buen detalle entre esto y su difusión gratuita.

kung fury 4
Triceracop, el poli compañero de Kung Fury y el mejor actor secundario de todos los tiempos, porque sí.

Kung Fury es buena, muy buena en realidad, una película muy entretenida de ver y que gustará tanto a los de la generación de los 80 como a los de la generación de Internet por esa amalgama de absurdo y locura que ya ha convertido a la película en un “meme” viviente de la red. Ah, y David Hasselhoff hace un cameo en la película, aparte de ser el cantante del tema principal de la misma, muy pegadizo y ochentero con un videoclip también acorde a lo que se ve en la película. Aquí tenéis en enlace a la película y al videoclip, y si no la habéis visto ya, que lo disfrutéis tanto como yo.

No hay comentarios

Dejar respuesta